Los templos del Kamasutra

Abandoné Benarés aún de madrugada despidiéndome de los saddhus con quienes pernoctaba en un ghat junto al río. Ellos mismos me recomendaron subirme al último vagón del tren nocturno a Satna ¿Por qué? Al ser el que utilizan los mismos saddhus, y aquellos a quienes no les queda otra que ahorrarse unas rupias, algo más que frecuente en India, se llena tanto que no puede pasar el revisor. En definitiva, que “no hace falta billete”. A cambio, sacrificas todo tipo de comodidad, pues ni siquiera vas sentado. Al amanecer del día siguiente llegué a Satna, desde donde hice autostop a Khajuraho.


Uno de los veinte templos que siguen en pie.

Todos los templos están cubiertos de figuras como éstas.

Khajuraho era la antigua capital cultural, que no política, de un reinado que los rajputs – o esa sucesión de terratenientes y dirigentes del Noroeste de India y Pakistán- establecieron al instalarse en la actual provincia de Madhya Pradesh. El hecho de que no fuera usada como residencia de estos dirigentes explica que la ciudad no se encontrase amurallada ni aparezcan restos de ningún castillo o fortaleza. Son los ochenta templos esparcidos por su superficie los que definían el encanto de esta ciudad.


Detalles de las paredes exteriores.

Detalles de las paredes exteriores.

Sin embargo, lo que más ha trascendido y llamado la atención de este lugar no es la belleza de su entorno, ni las evidencias históricas atestiguan el gran pasado del reinado de los chandelas (como posteriormente decidieron llamarse los rajputs), ni la superioridad y fineza artística de las estatuas para los estándares de la época, si no el que entre las tantas figuras que envuelven el exterior de los templos, aparezcan escenas de sexo explícito. Así, los templos de Khajuraho son frecuentemente conocidos como los templos tántricos ó los templos del Kamasutra.

Esculturas eróticas. Bonito balcón para ver atardecer…

No obstante, para la desilusión del turista, visitante o simplemente curioso que decida conocer este Patrimonio de la Humanidad, cabe decir que apenas un diez por ciento de estos relieves representan escenas sexuales, siendo el resto representaciones de la vida cotidiana en aquella época. El que no se hayan encontrado textos que aclaren fidedignamente el significado de estas esculturas sexuales, y el que con alguna notable excepción sea, todo sea dicho, algo poco habitual en India, ha llevado a los expertos a discrepar en la explicación a este fenómeno.


A mi izquierda el interior de uno de los templos.

A la derecha, el pasillo de entrada desde el que veía llover.

Una de las más básicas apunta a que antes de entrar en los templos, uno debe “dejar fuera” todo tipo de instinto humano, y esto incluye, evidentemente, los impulsos y deseos sexuales. Así metafóricamente se representa fuera del área sacra todo lo que no tiene cabida en ella. Otra teoría afirmaría que las escenas representadas, al estar representadas en el exterior de los templos, ilustrarían todo lo que las deidades han conseguido superar: sentimientos dolorosos, impulsos, instintos y todo este batiburrillo de sensaciones que conlleva nacer en un cuerpo humano. Otros entendidos defienden que las escenas no tienen otro fin que el educativo, principalmente para los pubertosos. Hay también quien sostiene que simplemente se han representado escenas de la vida cotidiana, donde tiene obviamente lugar el sexo, y que no ha de buscársele más explicación. Lo cierto es que en todos los templos se repite tanto el patrón de figuras humanas en sus quehaceres rutinarios como alusiones a los cambios que se suceden en la vida. Así es fácil ver mujeres limpiando, hombres arando, niños jugando, ceremonias de matrimonio, funerales y partos.

Si hay algo que nunca olvidaré de mi visita a Khajuraho es la enorme tormenta que el cielo me regaló. No he estado en Asia más que en verano, esto es, época de monzones, y gracias a ellos he visto espectáculos únicos como el que presencié en la jungla de Chitwan (leer). Otras veces he visto derrumbarse carreteras delante de mis ojos, como en Sikkim, impidiéndome seguir el camino, y la gran mayoría de las veces lo he tomado como simple rutina. A todo se acostumbra uno. Ese día llovía tanto que me refugié en uno de los templos, creyendo que estaba solo. A pesar de la oscuridad, noté que algo se movía en el interior. En mi espera a que amainase la lluvia, compartía templo con un mono. A esas alturas de mi viaje por India, ya sabía que en este país suelen encontrarse dos tipos de esta especie. Unos marrones, pequeños y muy ágiles que suelen enervarse y morder, y unos algo más grandes y de piel grisácea bastante más temerosos. Me sorprendió que no saliese, y al entrar yo al templo, se escondía en la parte diametralmente opuesta. Si andaba a un lado, el lo hacía hacia el contrario, ocultándose en las columnas centrales. Tuve que irme al interior del todo para que saltando de estatua en estatua saliese corriendo al exterior. No es que sea una historia del otro mundo ésta, pero en otros países no ocurren.


¡Relieves mires donde mires!

¡Ni un espacio sin pulir!

Si bien varios de los templos continúan siendo lugar de culto, la gran mayoría están vacíos por dentro, no quedando más que grabados y relieves en la pared. El habitáculo interior alberga en su centro una suerte de habitación flanqueada normalmente por varias estatuas o columnas. En él se alzaba la figura de la deidad correspondiente, y a sus pies se emplazaban los “poojis”, en los que los fieles realizan las ‘poojas’ (ofrendas). Las estatuas principales han sido trasladadas al museo aledaño al complejo, de construcción obligatoria por el Archeological Survey of India para que la Unesco declarase Khajuraho como Patrimonio de la Humanidad. El que todo el complejo esté en tan exquisito estado de conservación puede deberse a la distancia a la que se hallaba de las principales ciudades del Imperio Mogol, quienes al ocupar estas tierras destruyeron buena parte de los elementos hinduistas que encontraban.


Día a día de los habitantes de Khajuraho.

Calle principal del Khajuraho actual.

 

Graffiti centenario al estilo de Khajuraho. Detalles de las paredes exteriores.

Sea como sea, los famosos templos del Kamasutra no son tal. Primeramente, por la abismal diferencia entre este libro, y las figuras que se pueden ver en los templos. Tristemente, lo que ha trascendido hoy en día acerca de esta muy recomendable obra del siglo segundo de nuestra era es aquel episodio relativo a posturas sexuales, obviando la parte fundamental y de mayor volumen, la que presenta una guía sobre el comportamiento humano y explicaciones relativas a la vida virtuosa, a través de la familia, amigos, desarrollo personal y espiritual y otros ámbitos. El morbo que tal censura ha sido quizá decisivo para que Khajuraho sea incluido cada vez más en los packs y circuitos turísticos, y poco han tardado algunos habitantes de esta ciudad en sacar tajada del asunto. Así, un “profesor” en su “escuela” de la calle principal aprovecha para explicar a los turistas las escasas subvenciones que reciben en el centro, y la precariedad de las instalaciones, pidiendo posteriormente una ayuda. Otros intentan cobrar una entrada por acceder a algunos templos (concretamente los del complejo Oeste) y aún otros triplican el precio de los traslados en tuk-tuk, quitándoles la clientela a quienes siempre habían tenido tal oficio.  Como el sexo, con o sin Kama Sutra, tan real como la vida misma. Día a día sin más, en otro lugar de nuestro planeta.

16 Personas dejaron una huella:

  1. 7 junio, 2011  20:23 Huella dejada por Fatima Responder

    Justo cuando te contestaba en el comentario, q a ver cuando escribias, me doy cuenta de q has publicado entrada nueva :) Que templos mas bonitos por cierto, por la naturaleza q se ve alrededor, me ha recordado un poco a Angkor, pero estos con muchos mas detalles, q barbaridad. Por cierto, cuantas horas viajaste de pie en el tren? Yo tuve una experiencia parecida en China, pero alli si q te cobraban el billete! Un beso!

    • 15 junio, 2011  13:14 Huella dejada por Antonio Aguilar Responder

      ¡Hola Fátima!

      ¡Qué sincronización! ¡Si es que el azar no existe!

      La verdad es que estos templos son fantásticos. Me encantaría viajar en el tiempo para ver cómo era esta ciudad cuando en vez de los alrededor de veinte que quedan en pie existían ochenta, todos en activo, y con un ambiente más que curioso al ser esta la capital cultural de la región. De todos modos, en mi opinión esto no es comparable siquiera con Angkor, ni por la naturaleza que lo rodea, ni por la historia ni por el nivel arquitectónico de los templos.

      Lo del tren fue una locura, estuve en el toda la noche, y nunca he necesitado más un masaje que al salir. Pero peor fue otro que tomé en que de tanta gente ni se tocaba el suelo. Estuve levitando, preso por los cuatro costados, durante las tres horas de trayecto. La gente hasta lloraba.

      ¡Un beso y buen viaje, maña!

  2. 9 junio, 2011  11:55 Huella dejada por Mercedes marquez Responder

    Antonio, doy de fe de todo lo que cuentas, es una maravilla, los visite en ver
    verano del 99, un viaje precioso, distinto al tuyo, no tan aventurero
    pero, genial, a seguir asi de viajero y mostrandonos stas maravillas.

    besos montillanos

    • 15 junio, 2011  13:19 Huella dejada por Antonio Aguilar Responder

      ¡Hola Mercedes!

      ¡Qué ilusión ver tu comentario! No sabía que hubieseis vsitado Khajuraho cuando estuvisteis por India. Aún tengo un colgante nepalí que nos trajisteis a todos los primos al campo de regalo. ¡Cómo pasa el tiempo! Parece que fue ayer...

      Un beso y a ver si nos vemos pronto.

  3. 9 junio, 2011  14:01 Huella dejada por Blai Responder

    Que ganas tenía de seguir leyendo mas en tu fabuloso blog! Y que mejor manera que aprendiendo sobre los templos de Khajuraho!
    Si te soy sincero no conocía su historia y me ha parecido interesante aunque se haya caído el mito de lo del Kamasutra... Hehe

    En fin, Antonio, muchisimas gracias por mostrarnos estos lugares! Espero que hablemos pronto de tu viaje a la India, que quiero saber a que lugares fuiste!

    Un fuerteabrazo amigo!

    • 15 junio, 2011  13:28 Huella dejada por Antonio Aguilar Responder

      ¡Blai compañero!

      ¡Muchas gracias por tus comentarios! Lo del Kamasutra sorprende a todo el mundo. Lo que aquí nos llega del mismo no tiene nada que ver con el libro completo, que yo personalmente recomiendo leer.

      Me alegro de que te gustase, y mira, espero que puedas incluir Khajuraho en tu visita a este país. Ya hablaremos ahora que te quedas libre largo y tendido sobre ésto.


      Un abrazo amigo!

  4. 11 junio, 2011  16:27 Huella dejada por Victor Responder

    Buenas Antonio! Al final no me pasé ayer... pero a la próxima intentaré acercarme... que una invitación con ginebra no se debe desaprovechar jejeje.

    Estos templos los tuve que quitar de mi itinerario por India porque no teníamos mucho tiempo y finalmente fuimos de Benarés a Agra sin pasar por ellos. En los templos de Ranakpur también se pueden ver alguna figura subida de tono...

    http://public.bay.livefilestore.com/y1p0peQjRxRrdknvxON0GSDSP8MpGMOzO_CetzhqGfHnCJ8Ac-X2_c5ajGfHGc_RD2_O64MbwMujUelKGnjG-jALw/India%20354.jpg?psid=1

    La verdad que espero volver a India alguna vez (seguro que si) y poder ver más... que me supieron bien poco los días que estuvimos.

    Un abrazo!

  5. 15 junio, 2011  13:33 Huella dejada por Antonio Aguilar Responder

    Victor amigo!

    Tranquilo que la invitación es perenne. Sólo tenéis que avisar para decir que venís.

    Sí, hay muchos templos con imágenes "escondidas" un poco subiditas. Sin ir más lejos en Salamanca conozco alguna, no lejos de la famosa "ranita". El asunto es que muchas veces estas filigranas no eran construídas por artistas si no por esclavos, diestros en la escultura, pero esclavos a fin de cuentas. Por eso muchas veces aparecen figuras nada acordes con el resto. Era de alguna manera su broma y venganza.

    Las de Ranakpur recuerdo como el guardia de seguridad se sacaba alguna rupia enseñándoselas a los turistas, mientras sonreía pícaramente.

    Y bueno, India, yo creo que siempre debe de saber a poco ese país. Yo tengo que volver con muuuuchos meses todavía.

    ¡Un abrazo amigo y a seguir así!

  6. 14 septiembre, 2011  19:16 Huella dejada por victor asturias Responder

    Hola Antonio,

    Muy ilustrativa la verdadera historia de los templos del kamasutra, que en su inmensa mayoría reflejan escenas de la vida cotidiana.

    Curiosa la reación del mono, escondiéndose, cuando visité la India eran bastante atrevidos.

    Un abrazo.

    • 30 septiembre, 2011  14:15 Huella dejada por Antonio Aguilar Responder

      Hola Victor!

      Sí, la verdad es que es curiosa la historia de los templos estos.A muchos antropólogos los trae de cabeza...

      Y bueno, los monos de India...Hay de todo,algunos se esconden y temen, mientras que otros igual se te sientan al lado en un banco y te comes unas pipas con ellos. Los he llegado a ver atacar y morder a personas... Nunca está de más tener un ojo, por si las moscas.

      Un abrazo Victor, a ver si nos volvemos a ver pronto!

  7. 3 octubre, 2011  11:50 Huella dejada por Ku Responder

    Tus entradas llegan cuando llegan... y nunca me entero :S Acabo de descubrir estas dos últimas por casualidad, porque entré a "chusmear" un poco tus crónicas de Laos, que ya sabes que voy prontito.. (no, no quiero darte envidia... muahahhahaha!!! :P)

    ¿Cómo haces para recordar los sucesos con tanta exactitud tan "a toro pasado"? Es increible.... Me ha encantado recorrer Khajuraho de tu mano. Pero confieso que tengo muchas más ganas de leer la de Tombuctú ;)

    Un abrazote!!!

    • 9 octubre, 2011  9:25 Huella dejada por Antonio Aguilar Responder

      Hola Carmen!

      ¿Envidia de que vayas a esa parte del mundo con tan ricos bosques, pueblecitos encantadores, comida maravillosa y sonrisas perennes? Noooooooooo, qué va...

      Bueno, no tengo truco ninguno para recordar. Lo que llevo viajando es un cuaderno donde voy apuntando impresiones, reflexiones (de manera escueta, normalmente por falta de tiempo) y sobretodo temas o matices en los que quiero profundizar, para no olvidarlos.

      Y sí, las entradas llegan cuando llegan (aunque las anuncio por Twitter, Facebook y demás!). Tengo que ponerme al día y seguir pasando todos esos cuadernos a formato virtual, que aquí parece que no les sale polvo.

      Muchas gracias de nuevo Carmen!

      • 11 octubre, 2011  14:05 Huella dejada por Ku

        Jolines, pero yo aquí no tengo Twitter ni Facebook! :P

  8. 5 octubre, 2011  14:03 Huella dejada por José Carlos DS Responder

    Muy curiosa esa artimaña de los sadhu para no pagar billete, en mi reciente viaje a India ya pude ver lo "juntitos" que van muchos de los viajeros en alguno de los vagones jeje

    A nosotros nos gustaron bastante los templos, aunque nos esperábamos que iban a estar en un entorno algo más salvaje y no en un jardin que aunque bonito le roba algo de magia al sitio, pero bueno justamente la semana que viene me tocará a mi contarlo en mi blog.

    Acabo de conocer tu blog y llevo un rato mirando entradas de lo más interesantes, gran trabajo de documentación, enhorabuena por la web ;)

    Saludos!!!

    • 9 octubre, 2011  9:18 Huella dejada por Antonio Aguilar Responder

      Hola Jose Carlos!

      Muchas gracias por tu visita y halagador comentario.

      El vagón de los saddhus es un clásico de India, aunque no existe en todos los trenes.De todos modos, puede ser realmente incómodo. No es que no vayas sentado,es que puede que vayas tan pegado estando de pie que no toques el suelo, como me pasó una vez. Estaba suspendido entre quien me apretaba por alante y quien lo hiciera por atrás. Capítulo aparte olores y hasta vómitos de quienes no aguantaran.

      Incredible India, como reza el eslogan turístico de este país.

      Y bueno, los templos de Khajuraho, sí, los jardines les roban magia, mucha. Es el precio de que hace años que estos edificios entrasen en los circuitos turísticos. Afortunadamente siguen quedando todavía algunos perdidos en algún bosque, cuyo encanto supera sobradamente a los de esta entrada.

      ¡Gracias de nuevo!

  9. 31 mayo, 2012  20:12 Huella dejada por Roge Blasco Responder

    Hola. Me gustaria contactar para una posible entrevista para el programa Levando Anclas que presento en Radio Euskadi. Si te viene bien me escribes a: blasco_roge@eitb.com
    Muchas gracias y felices viajes.

Dejar una huella:

Tu e-mail no será publicado.