El monasterio desde el que se descubriera América.

«Y partí yo de la ciudad de Granada a doce días del mes de mayo del mismo año de 1492, en sábado. Vine a la villa de Palos, que es puerto de mar, adonde armé yo tres navíos muy aptos para semejante hecho, y partí del dicho puerto muy abastecido de muy muchos mantenimientos y de mucha gente de la mar, a tres días del mes de agosto del dicho año, en un viernes, antes de la salida del sol con media hora, y llevé el camino de las islas de Canaria de Vuestras Altezas, que son en la dicha Mar Océana, para de allí tomar mi derrota y navegar tanto que yo llegase a las Indias…»

Extracto del diario del primer viaje de Cristóbal Colón.

No lejos de la ciudad de Huelva, y cerca del pueblo costero de Palos de la Frontera se encuentra uno de esos lugares, por algunos llamados monumentos, donde no es su estética el plato fuerte si no la importancia que para la historia ha jugado. El Monasterio de la Rábida, enclavado estratégicamente junto al mar en una pequeña elevación del terreno, fue aquel en el que Cristóbal Colón encontrase alojamiento en España varias veces en el tiempo que empleó en preparar su conocido primer viaje, y de cuyo cercano puerto partirían tres naves que fueran a cambiar radicalmente la Historia de la Humanidad.

El monasterio actual carece de vida monástica, aunque en un edificio cercano residen un grupo de monjes. Es de fácil acceso y puede dedicársele una visita de medio día llegando a él desde Sevilla, o Cádiz, o combinarlo con alguna excursión al parque nacional de Doñana o la aldea de El Rocío. El entorno de La Rábida se encuentra repleto de marismas en las que muchas aves coloridas descansan en su migración entre el Norte de Europa y África. No es necesario ser un docto en arquitectura o historia para averiguar la influencia árabe en la construcción de este edificio,visible tanto por la planta, materiales y colores usados en su construcción, como por los arcos o geometría de los azulejos y techos. En el centro se halla un patio inspirado en los archiconocidos andalusíes. Reconstrucciones de La Pinta, La Santa María y La Niña son visitables en el aledaño muelle. Entrar en ellas permite ver las reducidas dimensiones de estas naves y el mérito de hacerlas llegar a otro continente sometiéndolas en el camino a los antojos del océano. Uno de los puntos más interesantes de la visita, a mi juicio, son las copias de documentos escritos a pluma por el mismo Colón, así como mapas con los que tras los primeros viajes otros navegantes recorrerían las aguas caribeñas.

A finales del siglo XV, la creencia de que la Tierra era plana cual galleta estaba generalizada, y que navegando más allá de lo conocido grandes monstruos marinos y especies no catalogadas aparecerían en la superficie eran conversaciones habituales en las cantinas de marineros. Colón, influenciado por las ideas de muchos estudiosos, intuía la esfericidad del planeta, y con ello forjó la idea de resolver una nueva ruta comercial que uniese Europa con Asia, evitando el largo rodeo al continente africano.


Habitación donde mantuvieron las conversaciones importantes Colón y Fray Luis Pérez.

Influencia árabe en los corredores del monasterio.

El resto de la historia, esto es, lo que aconteció durante y después del primer viaje (del cual recomiendo la lectura de su diario de abordo) es harto conocido y abunda además información tanto en libros como la red. Sea por la tendencia humana a obviar los procesos que conducen a grandes logros, o por la inercia a prestar más atención a lo anecdótico, menos afamados son los siete años que Colón usaría como base el monasterio para moverse por la geografía castellana en busca de la financiación de su proyecto. Numerosos fueron los condes, duques y burgueses que tachándole de necio y loco le negaban tajantemente cualquier tipo de ayuda económica. Los franciscanos de este cenobio tenían por costumbre auxiliar a los viajeros necesitados, y son varios los documentos que describen la maltrecha economía del que encabezara la expedición al Nuevo Mundo. Éste se alojaría en la Rábida a su llegada a Andalucía desde Portugal durante los dos años previos a su partida. Uno de sus monjes, Fray Juan Pérez, quien parece ser había tomado cierto cariño al navegante, aprovechó que fuera confesor de la Reina Isabel la Católica para conseguir que la corona aceptase financiar la empresa del genovés. Próxima la toma de Granada y asentados a las afueras de ésta, finalmente los Reyes Católicos firmarían las Capitulaciones de Santa Fe, un documento en que el dotan a Colón de una cierta autoridad y le proveen de medios para realizar su primer viaje. Curiosamente Cristóbal, ya desesperanzado, había decidido abandonar España para seguir probando suerte en Inglaterra cuando recibió la noticia.


La Pinta, La Niña y La Santa María.

Detalle de una de las naves.

Unos diez años en total se estima que pasaron desde que este italiano decidiese buscar medios para abrir la supuesta nueva ruta hasta que finalmente lo consiguiese. Diez años íntegros de la vida de una persona trabajando por una meta, luchando a contracorriente del pensamiento de sus contemporáneos. Aquello de que “quien la sigue, la consigue” se hace francamente patente en la vida de este hombre. ¿Cuánto de importante es luchar por los sueños e ideas personales por encima de cualquier otra cosa? ¿Merece la pena dedicar toda una vida a perseguir nuestros sueños? ¿Vivir con la incógnita de no saber si los satisfaceremos? Si atendemos a los eventos que han marcado puntos de inflexión a lo largo de la Historia acabaremos descubriendo que han venido de manos de individuos luchando en condiciones semejantes a las de Colón. Hemos acabado llamando revolucionarios a aquellas personas a las que antes de serlo sólo nos referíamos como locos o perdidos. Sólo reconocemos su valía cuando han tenido éxito. ¿Es pues la verdadera hazaña del Colón el haber “descubierto” el continente americano (algo que ocurrió de forma totalmente azarosa) ó el haber seguido sus creencias siendo fiel durante casi la totalidad de su vida a una única empresa aún a sabiendas del posible fracaso de ésta?


Carta náutica elaborada por Cristobal Colón (1494).

Cuadro de Colón meditativo.

Igual que sentado en Gibraltar o Tánger se tiene una imagen concisa de en qué lugar del mundo se encuentra uno, visitando lugares como La Rábida la idea de qué época estamos viviendo se refresca rápidamente. En un comienzo del siglo XXI con casi la totalidad del globo conocido, roza lo imposible el igualar las románticas hazañas de los grandes navegantes y exploradores del pasado, sin embargo, lugares como el Monasterio de la Rábida hacen a los que amamos los viajes soñar…¡Que tire la primera piedra quien no se hubiera embarcado en la primera circunnavegación junto a Magallanes, aventurado a pie en África Central o cabalgado hasta Asia cuando nula era la información que se tenía de estas tierras!



Hay 18 comentarios

Añadir más
  1. Fatima

    Muchas son las veces que me pregunto como seria el haber viajado en uno de esos barcos de Colon, o en el caso de este lado del mundo, del capitan Cook, como tendria q ser el llegar a un lugar completamente distinto, sin conocer nada acerca de sus habitantes y sin todas las facilidades q tenemos en la actualidad! A falta de una maquina del tiempo, solo nos queda soñar. Gracias por recordarme que en España me quedan muchos rincones por descubrir 😉

    • Antonio Aguilar

      Hola Fátima!

      Pues sí, mil veces me he hecho la misma pregunta. Por muchas reconstrucciones que veamos, al margen de hacernos ideas mentales de las condiciones de esos barcos, nunca será lo mismo. Por aquello de que aguantaba más que el agua, la bebida que se cargaba a bordo era vino, así que los casi treinta marineros de cada nave se levantaban por la mañana, y hala, un buen lingotazo para combatir el calor. Las enfermedades eran frecuentes, gente que perdía dientes y encías, mareos y diarreas. Vamos, un crucero de lujo hasta el Caribe…

      Como recomiendo en la entrada, en el diario de Colón tienes las impresiones suyas como las de los marineros a la llegada a tierra. Curioso cuanto menos.

      ¡Un beso y a seguir bien!

  2. Marco Aurelio

    Apreciado Antonio:
    Estoy encantado de leer las cronicas de sus viajes por tantos paises, tan ricos en tradiciones y cultura que para nosotros es fascinantes.
    Vivo en Pasto, Colombia; es la frontera con el Ecuador, hay mucho para conocer por acá…. asi que adelante, continue con este interesante hobby.

    • Antonio Aguilar

      Muchas gracias por tu visita y comentario Marco.
      Me hace mucha ilusión leerte.

      Tengo muchas ganas de conocer Sudamérica. Espero no tardar en conocer tu tierra.

      Un saludo desde España.

  3. patricia

    Sólo puedo decir GRACIAS, por inspirarme con tus palabras, es increíble. Me he sentido tan identificada con tu historia…Llevo mucho tiempo soñando (y desde hace unos días dándole vueltas de manera sería) con coger una mochila e irme a recorrer el mundo conmigo misma, conocer, aprender, descubrir, vivir…Tan sólo me frenaban los peligros que te exponen de manera tan alarmante la gente que decide sobrevivir, en lugar de vivir…Pero tras encontrar tu blog (creo que no por casualidad, puesto que considero que todo pasa por algo) y leer he decidido definitivamente irme y seguir mis instintos, ese algo que me llama desde dentro…Todo este rollo para agradecerte nuevamente y para preguntarte si crees que el hecho de ser mujer y viajar sola de esta manera implica necesariamente mayor riesgo y peligros. Sigue viviendo al máximo como lo haces! 🙂

    • Antonio Aguilar

      Hola Patricia.

      GRACIAS a ti por tu comentario. He tardado en responderte para intentar hacerlo lo mejor posible, pues me he encantado y hecho mucha ilusión. Me alegro de que te haya gustado lo que has leído y que te anime a salir a conocer el planeta en que vivimos. Poco tengo que añadir a tu comentario, si te soy franco. En este primermundismo mediatizado que vivimos, se nos insta a ver «a los otros países» como lugares hostiles, peligrosos y mucho menos desarrollado que los nuestros. Afortunadamente viajar te enseña a ver que no es el cuadro como nos lo quieren vender.

      Por eso te animo a partir si realmente lo sientes así. No seguir lo que el cuerpo le impulsa a uno a hacer es traicionarse.

      Ser mujer no tiene que suponerte demasiado impedimento. Evidentemente, echa un ojo de más, y usa tu intuición y ese sexto sentido que las mujeres tenéis. Conozco ejemplos de mujeres que han dado la vuelta al mundo solas, mezclándose con la población y usando principalmente el autostop. Imposible no es nada.

      Si puedo ayudarte en algo, dame un silbidito.

      ¡Gracias de nuevo!

  4. patricia

    Gracias a ti. Ya está decidido, cojo una mochila y me voy a sudamérica para empezar, en unos meses. No sé silbar muy bien, pero lo intentaré 😉 Mil gracias de corazón. Te seguiré por aquí 🙂

  5. Alfonso

    Ciertamente un viaje increíble el que se hizo sobre esas tres «cáscaras de nuez» … pero creo que fue un viaje que les valió la pena a ellos y a la corona.

    Éste verano estuve al otro lado … al lugar al que (si miráis los pasaportes españoles) viene marcado como el destino y primera toma de tierra de las naves de Cristobal Colón, … se trata de lo que hoy conocemos como las islas Bahamas (que toman su nombre precisamente por llamarte previamente BAJA MAR, de donde deribó BAHA MAR … BAHAMAS).

    No paraba de mirar hacia el oeste e imaginar el momento en el que por el horizonte aparecían surcando las cristaninas aguas de Las Bahamas tres naves … jamás vistas antes por allí … … no paré de imaginar el momento en el que un español ponía el pie por primera vez en el nuevo mundo …

    Pronto haré un POST sobre éste (desde el lado de Las Bahamas) en mi blog http://www.thewotme.com

    Un saludo y gracias por compartir.

    • Antonio Aguilar

      Hola Alfonso.

      La verdad es que había que tener mucho valor para meterse en estos barcos y lanzarse a lo que entonces era «lo desconocido». Aunque gracias a esos valientes, la historia de la humanidad cambió para siempre.

      Deseando estoy leer tu entrada desde Guanahaní!

      Un saludo y muchas gracias por tu comentario.

  6. Arturo

    La carta náutica de 1494 es una reconstrucción a partir de las relaciones que acompañaban a dicha carta (la carta no se ha conservado, las relaciones sí). La hizo mi profesor de Historia de los descubrimientos geográficos americanos en la Universidad de Valladolid, Jesús Varela Marcos. Está hecha tomando como base la carta genovesa atribuida a Toscanelli de 1470. Yo pondría «Reconstrucción de carta náutica de Colón» para evitar que la gente diga cosas como que los montes que aparecen en el extremo superior izquierdo son del mapa de Alessandro Zorzi de 1502.
    Por lo demás, muy buena entrada.

  7. contiguo

    Es el segundo que te leo… la narrativa es deliciosa, fresca y envolvente. Me gusta tu estilo 😉
    Me encanta cómo lo empiezas y cómo lo terminas, y el rellenito claro está. Y me encanta que, al menos en estos dos, siempre pones un fragmento al principio

    Veo te atraen los manuscritos; a mi también, mucho!

    Diez años tras una meta… es mucha la gente que dedica muuuuuchos años tras una meta, más de la que pensamos, recientemente hemos conocido a unos cuantos, aunque considero importante diferenciar cuando una persona particular persigue una meta y cuando es una colectividad la que se dice que la persigue, pues en este último caso, muchos sólo siguen la estela de la corriente sin plantearse sus pasos, y eso, ya no sólo es triste, sino que ese autodesconocimiento genera una pérdida de valores y prioridades alimentando el estancamiento y por ende, el no-progreso

    Por otro lado, dices «¿Cuánto de importante es luchar por los sueños e ideas personales por encima de cualquier otra cosa? ¿Merece la pena dedicar toda una vida a perseguir nuestros sueños? ¿Vivir con la incógnita de no saber si los satisfaceremos?»
    Es el luchar por ellos la sal de nuestra vida, cada uno ELIGE –dentro de sus circunstancias- los suyos, y se convierten en su razón de existir, en su lucha diaria, en la razón de sus existencia. Creo que muchos son más felices mientras luchan por sus sueños, en el camino hacia ellos, que con la consecución del objetivo en cuestión. Como dice Punset «La felicidad se encuentra en la antesala de la felicidad», y es tan cierto… nuestra gata, como el perro de este hombre y las mascotas de tanta gente –por poner un ejemplo-, cuando nos pide comida y ve que vamos a echarle, irradia felicidad por cada pelillo de su cuerpito!!! Es la más feliz del mundo! En cambio, una vez lo tiene en el cacharro, un 80% de las veces no le hace ni caso, se viene contigo donde vayas, su felicidad disminuye. Creo me he desviado mucho con esto, pero bueno, ahí queda 😛

    Ay, la carta náutica no se ve… no hay foto

    ¡Gracias por compartirlo!

  8. Vero4travel

    En primer lugar te has ganado a un seguidor más :).

    La entrada es de 10, párrafo histórico, descripción del lugar y preguntas para reflexionar al final, tomo nota :).

    Respecto al contenido de la entrada, pues si, el lugar no es arquitectonicamente un lugar bello pero tiene mucha historia.

    un saludo,
    Jesús Martínez
    Vero4travel

    • Antonio Aguilar

      Muchas gracias por tu comentario Jesús.

      Como dices, La Rábida no destaque quizá por su arquitectura ni arte, (aunque tiene salas y techos preciosos), pero sí es un lugar referente para la historia de la Humanidad, y que a los viajeros debería servirnos de inspiración por las lecciones que alberga.

      Un saludo y gracias de nuevo.

  9. Tapasvini dd

    Desde Bolivia, y siguiendo todavia un poco tus pasos por el mundo, te mando mis sinceras felicitaciones por tu pagina… Que nos hace sentir mas la necesidad de participar contigo lugares nuevos y pensamientos diferentes….
    Espana….., porque siguen creyendo que nos «descubrieron»? Descubrieron America? Es que antes no existia? claro…. No existia para ustedes los grandes! Pero estuvimos aqui siempre…. Y no nos descubrieron, nos conquistaron, nos destruyeron, nos aniquilaron. Y aqui estamos todavia….. como parte olvidada de su historia…. Despues de llevarse todas nuestras riquezas…. Materiales, morales y espirituales…. Ojala que en algun momento te animes a venir por aqui, creo que sera para ti una buena experiencia…. Porque encontraras a Espana en muchos lugares de Sud America…. Sobre todo aqui en Bolivia….

    • Joako

      De la RAE: Descubrimiento.
      1. Hallazgo, encuentro, manifestación de lo que estaba oculto o secreto o era desconocido.
      2. Encuentro, invención o hallazgo de una tierra o un mar no descubierto o ignorado.
      3. Territorio, provincia o cosa que se ha reconocido o descubierto.
      Evidente tanto América, como continente, como las civilizaciones que habitaban en ella existían antes de 1492, pero en este lado del mundo era desconocido. Por lo tanto el término descubrimiento, aunque no te guste, está bien. Que sea reprobable lo que hicieron los «españoles» de la época estoy totalmente de acuerdo. Y que fueron unos hijos de puta, también. Nadie tiene derecho a esclavizar ni a imponer su cultura a otro. Pero la historia de la humanidad es esa. ¿Acaso los incas o los aztecas no se impusieron sobre otras culturas, robaron sus riquezas y esclavizaron a las gentes para llegar a ser los imperios más importantes en la época del descubrimiento?
      PD: Soy de Huelva y me ha gustado mucho esta entrada.

  10. Alicia García de Rutas por España

    Me parece un lugar muy curiosos, di con Palos de la Frontera cuando estaba documentandome para la web, y me sorprendió sabe que de aquí salió Colón, lo de la réplica de los barcos y más aun que ahora ya no sea puerto por el terremoto de Lisboa. Yo soy de Salamanca y aqui se cuenta que la grieta de la catedral fue por el terremoto de Lisboa, pero eso no es nada comparable con el terremoto que tuvo que haber en Palos para hacer que un puerto se metira tierra a dentro.

  11. Maria / Lugares que visitar

    Este fue un lugar clave en el descubrimiento de América y lo has descrito muy bien.
    Has ganado una seguidora!!


Responder a contiguo Cancelar respuesta