se hace camino al andar

A Asia sin billete de vuelta

Siendo pequeño, nunca pensé que viajaría. Cuando algún familiar me contaba que por trabajo había ido a un congreso o reunión en otro país, la admiración era máxima. Leía admirado a Tintín, o veía documentales en televisión, fascinado no sólo por pensar que aún quedasen comunidades tribales en nuestro planeta, sino que hubiera personas como esos cámaras que llegasen a ellas. Entonces pensaba que debían ser grandes exploradores. Fantaseaba con la idea de que algún día yo fuera uno de ellos, pero la cosa quedaba en eso, en una fantasía, un sueño.

Han pasado algunos años desde entonces, y en este instante, puedo contar en horas el tiempo que me resta para partir a Asia sin billete de vuelta. No sé precisar cuándo nació realmente esta idea. Quizá me ha acompañado siempre, gestándose lentamente con todos esos comics, libros y documentales, o quizá latía internamente en mi y simplemente tuve que detenerme a escucharla. Sea como sea, todavía me cuesta asimilarlo, y me sigue pareciendo ese utópico y lejano sueño. Aunque lo siento como tal, no es la primera vez que salgo de casa. Tres meses por aquí, otro verano por allá, otro par de meses en este rincón, otro tanto en este otro, y así, de manera “cubista” puedo sentirme afortunado por haber cosechado un buen puñado de experiencias enriquecedoras y aventuras por el globo. Pero todas estaban unidas por del común denominador de que existía una marcada vuelta a casa. Viajar ahora con ese condicionante eliminado me ensimisma sobremanera dejándome atónito frente al mapa. El sentimiento de saberme único responsable de mi tiempo y sentir la totalidad del planeta en que nací bajo mis pies me acelera en corazón y desatan a saber cuántas reacciones químicas en mi cuerpo. Soy incapaz de transcribir en palabras con fidelidad esa sensación.

 bagan birmania puesta de solEnsimismado antes de que atardeciese en Bagán, Birmania.

Llevo días durmiendo mal de la inquietud interior, y es que vuelvo a leer simples nombres que se me antojan poesía, y me pregunto si tendré la astucia necesaria para estirar mis escasos ahorros y que pasen de ser mera grafías de un mapa a parte de mis recuerdos, vivencias, y en esencia, experiencia vital. Sé más que de sobra que quien mucho abarca poco aprieta, y que no podré recorrerlos todos, pero ahí están el Reino del Mustang, Sikkim, las siete hermanas indias, el estado birmano de Chin, Ras Musandam, el reino del Mrauk-U, la totalidad de Papúa-Nueva Guinea, Rumtek, Tawang, las aldeas perdidas de Yunnan y Sinkiang, el Monte Kailash, los monasterios y cenobios descritos por Gurdjieff en todo Asia Central, la impenetrable jungla de Borneo, el archipiélago Sulú, Altai, Issyk-Kul, Kamchatka, la Indonesia más aislada y una interminable lista que si desgranase me ocuparía no menos de dos folios. ¿Cuáles conseguiré visitar? ¿A quién conoceré en ellos? ¿Qué aventuras me sucederán? Creo que un viaje que no te cambia no es un viaje, y ahora me pregunto: ¿En qué me cambiará este?

origen del gangesCerca de alcanzar el origen del río Ganges.

Forjar propias opiniones. Ampliar miras. Derribar limitaciones. Aprender a desaprender. Seguir escudriñando en esas sensaciones y enseñanzas que a quien persevera, la vida enseña. Sentirme vivo, y aunque ínfimo, parte activa del planeta en que nací. Comprender un poco más las leyes que lo rigen. Creo que con esa retahíla respondería escuetamente a la siempre presente pregunta “¿Y qué buscas con esto?”. Pero mentiría. Por encima de todo hay algo que prima y sin lo cual lo demás no tiene sentido: disfrutar. El resto simplemente aparecen de forma inherente, y en mi caso, potencian ese disfrute.

Unos de los leitmotivs principales de este viaje es conocer las zonas donde las costumbres y tradiciones se han visto menos influenciadas por esa corriente que a pasos agigantados está homogeneizando a todos los habitantes del mundo, haciéndonos a menudo olvidar nuestra propia identidad cultural. El escritor y antropólodo Levi-Strauss ya relataba apenado en los años veinte del pasado siglo este fenómeno. No quiero imaginar qué pensaría si pudiera levantar la cabeza ahora. Afortunadamente, siguen quedando enclaves y lugares auténticos y puros, no sólo por el lugar físico, sino por las personas que lo pueblan, y no veo el momento de recorrerlos tanto de piel para adentro como para afuera. Además, aprovecharé este tiempo para convivir, como otras veces he hecho, con los monjes de algunos monasterios en los que oralmente se llevan generaciones transmitiendo enseñanzas sobre nuestra propia especie.

 castillo San javier navarra Rindiendo homenaje al viajero Francisco Javier en el castillo navarro en que nació.

Reconozco que mi mayor inspiración viajera se la debo a los viajeros del pasado cuyos diarios han robado muchas horas a mi sueño, como Francisco Javier, Ibn Battuta, Fernão Mendes Pinto o el chino Hieun Tsang, y aún más a Juan Pobre de Zamora, Pedro Cubero y Pedro Ordóñez, quienes siglos atrás ya dieron la vuelta al mundo. Me siento identificado con todos ellos, y aunque no concibo héroes ni ídolos, pues creo que quien mucho tiene de una cosa, otro tanto carece de otra, de tenerlos, todos estarían en mi lista. Sin ellos, es probable que no estuviera ahora escribiendo estas palabras, y por ese motivo, aprovecharé este nuevo periplo para pagar la deuda que siento rindiendo un humilde homenaje a sus vidas y lo que me enseñaron en aquellos lugares que visitaron.

Hablar del futuro es siempre querer adivinar, y más aún cuando no tengo más planificación que la constante improvisación, por ello sería absurdo llenarme la boca con algunos de los tantos finales que puede tener todo esto.  Quizá me acabe instalando una temporada en un lugar que me atraiga, o vuelva a casa alcanzando América en barco-stop con escala en islas míticas del Pacífico como Vanuatu, Tonga, Kiribati, Palaos, Pascua o las Marquesas. O peregrine a pie a los santuarios sufíes de Asia central, y conviva con los pocos nómadas que siguen recorriendo sus estepas antes de regresar a Europa. Cómo saber si abordaré el transiberiano para tornar a casa a través de Siberia, parándome para adentrarme en zonas ignotas del desconocido y vasto norte de aquel país. O quien sabe si, y tiemblo sólo de pensarlo, materializaré mi sueño de circunvalar el planeta. O ya que nunca ha de decirse nunca, que incluso deje de atraerme viajar, y decida volver.  Y en ese enorme interrogante siento parte del atractivo de este viaje. Confío en que como tantas veces antes, llegue un momento en que sienta al viaje tomar vida, ser un ente más, y que la resolución de mi futuro aparecerá entonces de manera tan natural como obvia.

 se hace camino al andar(Me tomó la fotografía mi amiga Verónica López Almeida, en los territorios liberados del Sahara Occidental)

Escribo estas palabras a menos de cuarenta horas de partir a Oriente Medio, con el sueño de toda una vida a punto de empezar, y no recuerdo haberme sentido así nunca.

Cansado del "viajar para encontrarse a uno mismo", comencé a hacerlo para buscar al otro. Querer no sólo ver sino experimentar en primera persona la diversidad cultural de nuestra especie me ha llevado a convivir con tribus, viajar con nómadas, dormir con anacoretas en cuevas o monjes en monasterios, entre otras experiencias. Y sin quererlo encontré en todos ellos ese yo que buscaba. Viajo a pie, en autostop o transporte público y aquí comparto lo que voy viviendo en el camino.

Hay 42 comentarios

Añadir más
  1. moonflower (Carol)

    Como me suele pasar casi siempre que te leo, este post me ha puesto la piel de gallina, Antonio. No sólo por la deliciosa forma de expresar tus sentimientos, sino también porque no tenía ni idea de este nuevo proyecto en tu vida.

    Enhorabuena por hacer realidad este gran sueño. Por derribar limitaciones y salir al mundo a sentirte vivo, sin mirar más allá de lo que vivas en ese momento. Sin futuro y sin billete de vuelta.

    Que seas profundamente feliz, que tengas buenos vientos que te acompañen durante el camino y que disfrutes al máximo de la querida Asia (o lo que esté por venir).

    Desde aquí te seguiremos en la distancia.

    Un fuerte abrazo Antonio!

  2. Laura

    Hola Antonio,
    No tengo mas que felicitarte y admirarte por tu decision. Me encanta tu blog, tu manera de relatar tus experiencias, que son una pasada. No eres un viajero convencional, tu manera minimalista de viajar, conviviendo con la gente en cuevas o donde convenga y los lugares a los que llegas y pocas personas lo hacen.
    Espero que tengas muchas experiencias y que las compartas con nosotros en este fantastico blog.
    Sabemos que habra buenas y que habra malas, como epocas hay en la vida, pero todas nos sirven y de ellas aprendemos.
    En fin, que te vaya bonito y a disfrutar, que de eso se trata.
    Un abrazo,
    Laura

    • Antonio Aguilar

      ¡Gracias por tu comentario Laura!

      No lo podías haber dicho mejor. Claro que vendrán momentos buenos, y otros que quizá no tanto, pero lo importante es aprender de todos. De los viajes, al menos en mi caso, yo sólo acabo recordando lo bueno, y riéndome con el tiempo de lo malo.

      ¡Gracias de nuevo!

  3. Elena

    Felicidades Antonio, tus palabras logran transmitir esa emoción que cuentas. Espero que te vaya genial en tu viaje y que algún día puedas decir que toda tu vida lo ha sido 🙂

  4. Antonio Casado

    No tengo más que desearte suerte, tocayo.

    Hasta que nuestros caminos vuelvan a cruzarse, un abrazo. Y ya sabes, disfruta la aventura!

  5. ClaudiaMary

    ¡Qué alegría leerte! ¡cuánto me alegro por ti sin conocer nada más que algunos de tus escritos! ¡Me he sentido emocionada contigo!
    Estoy deseando leer tus aventuras por esos lugares, me muero por conocer rincones recónditos como los que enumeras (llevo años queriendo adentrarme en Papúa por ejemplo…) y espero que nos lo cuentes, a no ser que nos crucemos por el camino 🙂

  6. Andrea

    Caray, hasta yo misma tiemblo después de leerte. ¡Qué emoción! Apenas he leído algunos de tus posts, no hace mucho que te encontré, pero me alegro saber que he llegado a tiempo de emprender el viaje (virtual, todo no puede ser) contigo. Y nada menos que a Asia, un continente para mí tan desconocido como atractivo y misterioso. Espero que nos cuentes todas las maravillas, y las que no lo son, que te encuentres por allí.
    Y por supuesto, muchas felicidades por ser valiente y cumplir tu sueño

    • Antonio Aguilar

      ¡Gracias por tu comentario Andrea!

      Te animo a conocer Asia, que es un continente que enamora y engancha además. Y si viajar allí se convierte al final en tu sueño, persíguelo que es algo precioso hacerlo.

      ¡Gracias de nuevo!

  7. Miguel / Diario de un Mentiroso

    Antonio no tenía ni idea de que te ibas! Estoy en Madrid y salgo para Galicia mañana. Me ha flipado tu post. Me ha gustado mucho lo mucho que transmite. Envidio el par de huevos que tienes para dar el paso a una aventura así. Tenemos una quedada pendiente dentro de X. Ya veremos dónde y cuándo. Un abrazo tio! 🙂

    • Antonio Aguilar

      ¡Rosa! ¡Que me vas a sonrojar! 😉

      ¡Muchas gracias por tus palabras! Espero que volvamos a cruzarnos pronto, sea en otro bar de Madrid, o en cualquier antro de un país perdido.

      ¡Abrazo fuerte!

    • Antonio Aguilar

      ¡Muchas gracias Itziar!

      Tú sabes a la perfección qué se siente en estos momentos, así que poco tengo que explicarte. Espero que esté yendo bien la cosa por Tanzania, deseando estoy que me contéis vuestras historias.

      ¡Abrazo fuerte!

  8. Sele

    Hola amigo,

    Sabía que te ibas pero no tan pronto… lo has conseguido… LO HAS CONSEGUIDO!! Y me alegro infinitamente por tí porque vas a emprender algo memorable. Me encantaría nos encontrásemos en el camino… y espero así sea, a saber dónde, cuanto más lejos mejor, ¿verdad? Empiezas volando a Oriente Próximo?? No será…??

    Se te va a echar mucho de menos, amigo. Buen viaje… sigue invirtiendo en vida.

    Sele

    • Antonio Aguilar

      ¡Gracias figura!

      Más que conseguido, he dado el único paso necesario, decir que ya no esperaba más. El resto ha venido solo.

      Pena que no vaya a ese país al que me preguntas en secreto. Y espero no arrepentirme, porque me da miedo, y mucho, que en breve las bombas lo echen abajo y jamás lo conozca. Quizá a la vuelta de Asia pase por él y sus vecinos, pero nada claro ni seguro como has leído arriba.

      ¡Un abrazo y buenos vientos a ti también!

      Nos seguimos contando.

  9. Trini

    Wooow…. se me ha acelerado a mi también el corazón “El sentimiento de saberme único responsable de mi tiempo y sentir la totalidad del planeta en que nací bajo mis pies me acelera en corazón y desatan a saber cuántas reacciones químicas en mi cuerpo. Soy incapaz de transcribir en palabras con fidelidad esa sensación”
    Ojalá pronto yo tmabién pueda hacer un viaje así, por ahora alucino con esto que cuentas. Muchas gracias por compartir y que disfrutes muchísisimo.
    Abrazo.

  10. Pablo

    Hola Antonio:

    Te acabo de descubrir. Tu filosofía del viaje me ha emocionado. Porque coincide plenamente con lo que yo pienso pero no he llegado a realizar. Viajar para conocer y conocerse.
    Mucha suerte y gracias por lo que transmites.
    Pablo

    • Antonio Aguilar

      Gracias por tu comentario Pablo.

      Viajar es la mejor y más actualizada universidad que conozco. Está por encima de profesores y libros, a mi juicio. Sólo hay que saber ser alumno.

      ¡Gracias por tus deseos!

  11. Iván

    Buen camino Antonio. Te deseo lo mejor en el nuevo viaje y estoy seguro que el no tener billete de vuelta te va a proporcionar una mirada diferente a muchas cosas. Surte en los caminos , disfruta de los encuentros y la bondad de los extraños. ” No dudes, empero, de que León el Africano, León el viajero,también era yo” .W.B. YEATS

  12. Belén

    Impresionada al leer estas reflexiones, y cuánto me identifico con gran parte de lo que escribes. Has transmitido de manera impecable todas esas sensaciones previas a emprender un viaje de semejantes características, yo no lo conseguí transmitir así de bien. Sin embargo te entiendo perfectamente, ya que me embarqué hace dos meses en una gran aventura también sin fecha de vuelta, aunque en otra parte del mundo, y quizás más restringida por mis estudios a un país concreto. Claro, que espero que cuando esté más liberada de mis obligaciones académicas a partir de diciembre, pueda recorrer un poco más de Centroamérica y lo que surja. Sería genial si terminas llegando a estas tierras y nos encontramos por aquí. Me alegro también de que seas parte de este proyecto que con tanta ilusión comienzo y que espero que nos ayude a viajeros como nosotros a vivir de lo que más nos gusta. Que tengas muy buen viaje!

  13. La wolof blanca

    GRACIAS por tu sinceridad y lecciones de vida. Llevas mucha razón: “he dado el único paso necesario, decir que ya no esperaba más. El resto ha venido solo”.

    Enhorabuena, disfruta y comparte con los que te leemos toda esa experiencia vital que te espera con los brazos abiertos.

  14. Yhocelines Carolina

    Siempre es un placer leerte, lo disfruto muchísimo! Te espero en la Amazonía 🙂
    Que sigan los éxitos y que Dios te bendiga Antonio…

  15. Millan

    Antonio, mucha suerte en esta megaaventura que podremos seguir contigo.No puedo esperar a ver, no solo los sitios que vas a visitar, sino tu particular punto de vista con el que nos los transmitirás.
    Que tengas un muy buen viaje!

  16. Adrián

    Buen camino, Antonio.
    Todos esos planes pintan bien, y muy probablemente no terminará pasando ninguno en particular, o más bien, será una hermosa y sutil mezcla de varios de ellos, ya que creer es crear, y en cuanto se te cruce la mínima oportunidad por delante, no vas a dejarla correr.
    En cualquier caso, creo que el previaje inmediato es una de las fases más bonitas que tienen estas historias, y hay que saborear todas esas emociones como merece. Cuidate, y cuentanos!

  17. Toni

    Hola Antonio!

    Quería hacerte una pregunta…¿Cúando y dónde te quedaste con monjes a vivir? ¿Cómo lo hiciste, y exactamente porqué?

    He buscado entre las entradas de tu blog pero no encuentro ninguna ahora mismo que hable bien acerca del tema…

    Gracias, y por favor sigue escribiendo. Haces realidad mi sueño de viajar tal y como lo haces, y ya que yo no puedo, al menos lo veo en otras personas 🙂

  18. Diego Moreno

    Buenas Antonio.

    Antes de nada, desearte buena suerte en tu viaje. Quería que supieras que entradas cómo la ésta tuya animan más a querer viajar. Al contrario que a ti, mis deseos para viajar comenzaron hace algo más de un año. Si al final consigo decidirme a viajar sin billete de vuelta, esta entrada seguro que me ayudará. El pensar que hay otros que lo han conseguido o que están en ello.

    Un abrazo.

  19. Irene

    Hace seis meses, unas horas antes de partir a Indonesia sin billete de vuelta, me sentia igual. Ahora estoy en China y sigo entendiendo tus palabras. Es una sensacion magica disponer de todo tu tiempo y decidir cada uno de tus pasos. Como me dijo otro viajero que me encontre por el camino: la libertad es impagable.
    Espero que el viaje sea largo, y que lo disfrutes!

  20. marisa

    Admiro tus ganas y tu valentía. A muchos nos encantaría viajar y no lo hacemos por temor a lo que pueda ocurrir. ¿ no te preocupa enfermar , morir ( Dios no lo quiera ) o querer regresar y no poder? Un saludo y mucha suerte. Ojala se contagien sus ganas a la gente como yo


Publicar un nuevo comentario